All branches of Marin County Free Library will be closed on Thursday, Nov 27 & Friday, Nov 28 for Thanksgiving.

Corte Madera Library will be closed for upgrades Nov 27 - Dec 15, reopening on Dec 16. More details.

Share this

Ser la catalogadora del condado tiene sus beneficios. Por mis manos pasan todos los libros nuevos que llegan a la biblioteca antes que nadie más los haya visto. Libros de recetas que miro de punta a cabo. ¡Qué amor! Como a mi me gusta cocinar, y aparentemente no tengo suficientes cosas con las que ocuparme, he decidido probar recetas de diferentes libros que hay por estos lares.

Así es que cuando La Tartine Gourmande aterrizó en mi regazo (bueno okay, en la mesa pero suena más romántico el regazo, ¿a que no?) con sus recetas francesas y fotografías tan vívidas que te da ganas de comerte las páginas, me propuse cocinar todas la recetas. Cuando se me pasó la fiebre, escogí una receta representativa del libro entero: Islas Flotantes. O como dicen los franceses que la inventaron “île flottantes.” ¿A que suena bárbaro en francés?

Una isla flotante consiste de un merengue flotando sobre una crema inglesa (“crème anglaise” que no es más que una natilla de vainilla y leche). Este postre delicioso lo hacía mi mamá cuando yo era pequeña (en cuanto crecí suficiente, me puso a cocinar a mi y se tomó un “break” que ha durado hasta el día de hoy, pero esa es otra historia). Evidentemente, aquella vez que lo probé hizo una gran huella en mi memoria porque en cuanto lo ví en este libro supe inmediatamente que lo iba a hacer.  

¿Hay algo más gratificante que consumir una sedosa natilla? No, no existe. Si además, la natilla es de chocolate oscuro con solo un toque de dulzura Y tienes los pies encaramados mientras te reclinas en tu sillón favorito y saboreas esta sensual confección que se derrite en la boca y envuelve todos los sentidos, no hay major placer en el universe (claro, hasta que se aparece un croissant bien hecho y se me olvida la natilla).

Normalmente si la natilla no es de chocolate se me desinflan las ganas de probarla pero ésta en particular me llamó la atención porque, sientáte para que no te caigas, tiene vainas de vainilla MÁS lavanda. ¡Será posible!

Bueno sin más ni más, aquí va…con palabritas en francés para sonar “sofistikeited”:

 

Para la crème anglaise

2 tzs de leche entera (no es fat-free ni soya ni ninguna de esas abominaciones, okay?)

1 vaina de vainilla

2 cdas de flowers de lavanda

5 yemas de huevos

0.5 tz de azúcar

 

Para el merengue

5 claras de huevo

1 pizca de sal

 

El día anterior pon en un tazón de vidrio o plástico la leche, las flores de lavanda y la vaina de vainilla (hazle una tajada a lo largo de la vaina y con una cuchara raspa y saca los frijolitos que tiene adentro…pon la vaina abierta y los frijolitos con la leche y las flores). Deja reposar a la mezcla en el refrigerador durante la noche. Esto le infunde un aroma maravilloso.

Al día siguiente, cuela la leche y desecha la vaina de vainilla y las flores de lavanda. En una olla antiadherente, calienta la leche a fuego suave hasta que hierva. Mantenla en un hervor muy bajo.

Mientras, en un cuenco aparte bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que sea una mezcla homogénea de color amarillo pálido.

Añade a esta mezcla la leche hervida y revuelve constantemente por un minuto. No pares de revolver porque si no los huevos se cocinan y te va a salir un engendro de revoltillo no una exquisitez francesa.

Transfiere la mezcla a la olla y cocínala a fuego bajo revolviendo siempre con cuchara de madera hasta que la natilla cubra la cuchara (a este punto la cuchara también deja “surcos” en la natilla). No la dejes hervir. Retira la natilla del fuego, sírvela en tazas o bols pequeños, y déjala enfriar.

Pon unas 3 tazas de agua a hervir a fuego lento. Bate las claras de huevo con la sal a punto de nieve (por cierto, gracias al que inventó la máquina de mezclar que si no te tocaría batirlo a mano y te quedaría el brazo como el de Popeye). Toma el merengue por cucharadas y déjalo caer con gentileza en el agua hirviendo. Cocínalo por todos los lados hasta que se vuelva un poco durito. Sácalo con una espumadera y déjalo escurrir sobre papel de toalla.

Pon un merengue en cada taza o bol de natilla. Déjalos reposar en el refrigerador por dos horas. Para servir, puedes adornarlos con caramelo derretido, chocolate espolvoreado, o frutos secos picaditos.

Ta da!!! ¿Sabes cuanto duraron estas cuatro maravillas? ¡Menos de un día!

Share this
Posted by: Mildred

Mildred works in Technical Services.

This is an official blog for the Marin County Free Library.

County of Marin Social Media User Responsibility Guidelines

Comments

Add comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.